Al precipicio en bicicleta

En bicicleta al precipicio” o lo límites ecológicos del capitalismo. Nota publicada en Caras y Caretas de abril. Con entrevista a Walter Pengue y columna de opinión de Pablo Bianchi.
“El crecimiento económico es visto como el gran objetivo de individuos, países y regiones. Casi nadie lo cuestiona. Pero los recursos del planeta ya no alcanzan para todos, por lo que aumentar la producción es acelerar el proceso de destrucción global. La necesidad de desarrollar alternativas que incluyan un equilibrio satisfactorio”.Ver el PDF

Comprate un fan

(Ver en Página/12)
Sábado, 22 de marzo de 2014

EXTRACTIVISMO VIRTUAL

Caucho, azúcar, café, esclavos, oro, plata, petróleo… son algunos de los recursos que los países del Primer Mundo se han llevado históricamente del tercero gracias
a distintas formas de colonialismo. Los tiempos cambian y ahora se llevan… clicks.

Por Esteban Magnani

Entre los extraños negocios surgidos de los suburbios de las nuevas tecnologías (como los “desbloqueadores” de celulares o los manteros que copian películas de Hollywood), probablemente el más original sean los vendedores de clicks o “Click farms”, como se los llama en inglés. Se trata de miles de personas que manejan algunas cuentas en las redes sociales desde las que dicen “me gusta”, retuitean o lo que sea necesario para el cliente que solicita sus servicios por un precio módico. Por ejemplo, boostlikes.com ofrece paquetes de 250 seguidores de Facebook (FB de ahora en más) para una página por sólo U$S 27. ¿Cómo producen tantos “me gusta”? Si lo lograran por medio de programas automáticos (bots), resultarían fáciles de detectar, por lo que estas “empresas” contratan humanos (de los de carne y hueso) y les envían paquetes de páginas que deben seguir y, de esta manera, cobrar. Este trabajo se cotiza bastante bajo, según afirman algunos investigadores: cerca de un dólar por cada mil “me gusta”. En zonas donde el trabajo está muy mal remunerado este tipo de actividad puede servir para ganarse unos pesos extra moviendo tan sólo el índice. Miles de veces, claro. Sigue leyendo

El fin de la incertidumbre

Netflix pensó la exitosa serie, a la medida de sus clientes, valiéndose justamente de los propios perfiles de sus 40 millones de suscriptores.

Por: Esteban Magnani

Probablemente para la mayoría de los artistas el momento de mayor ansiedad llega cuando se exhibe la obra en la que invirtió tanto tiempo. Allí, en el cine, el teatro, la sala de exhibiciones o de conciertos, es donde se sabrá finalmente si el esfuerzo y el sentimiento invertidos llegarán a otras personas. Esta noción romántica del arte cambió en las últimas décadas con la llegada de una industria cultural, sobre todo cuando se trata de realizar inversiones enormes. Una película de Hollywood puede requerir varios millones de dólares. En esos casos nadie quiere saltar al vacío: los gerentes de estas compañías necesitan todos los datos posibles acerca de las preferencias del público, frecuencia con la que van al cine, temáticas que gustan a cada segmento, etcétera, antes de estampar la firma en un contrato. Aun así hay una dosis de instinto necesario, pero también de fracasos calamitosos, incluso para aquellas megaempresas capaces de crear un público donde no lo había a fuerza de márketing y publicidad. Sigue leyendo

Enchufados o dominados

(Ver nota en Página/12)

Enchufados o dominados

Por Esteban Magnani
Argentina Conectada, promovido desde el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, es un plan nacional quinquenal de telecomunicaciones. Se puede agregar que es el plan más ambicioso en esa materia de toda la región, en un contexto marcado por las revelaciones de Edward Snowden, que dejan en claro el desequilibrio que existe en las comunicaciones globales, sobre todo en Internet. Sigue leyendo