Entrada destacada

Tensión en la red, el libro libre

de Esteban Magnani

de Esteban Magnani

Tensión en la red“, el nuevo libro de Esteban Magnani, ubica al lector en el complejo y vasto escenario de la tecnología actual, donde la vorágine de cambios suele empobrecer el espíritu crítico. Este tipo de asimilación, por momentos ingenua, conlleva una serie de consecuencias sociales, económicas, políticas y también en la cotidianeidad de las personas. “Tensión…” toca estos temas de una manera entretenida, abrevando en lo mejor de la divulgación científica sin caer en el academicismo ni en el vano intento de agotar la temática. Sigue leyendo

Algoritmos equivocados

(Ver en la revista Acción)
Un algoritmo confundió una torta con un pecho femenino. La británica Sue Moseley publicó en Instagram una foto de una torta; cuando intentó entrar nuevamente a su cuenta, estaba bloqueada por contener «desnudos». ¿Cómo alguien puede confundir un pecho con una torta? No fue alguien, sino un algoritmo. Cada vez más tareas dependen de estas fórmulas matemáticas complejas que cruzan datos para dar un resultado. En este caso, analizó la forma de la imagen y, al menos matemáticamente, le pareció representar un pecho. Los algoritmos manejan muchas cosas: desde la decisión de qué mostrar en nuestra cuenta de Facebook en base a lo que nos gustó otras veces, hasta manejar un auto sin conductor. Uno de los algoritmos más usados y más largos es el de búsqueda de Google, el cuál tiene 2.000 millones de líneas de código que prometen encontrar lo que buscamos. Estas complejas fórmulas matemáticas no tienen conciencia, pero sí una complejidad que les permite «equivocarse».

El Estado de Facebook

(Ver en Acción, con suscripción)

El gobierno anunció que implementará un plan piloto para utilizar la versión corporativa de la red social en la administración pública, lo que pondrá información sensible en manos de una empresa extranjera. La soberanía y la privacidad, en riesgo.

Las redes sociales quieren que nos sintamos cómodos, que no tengamos necesidad de irnos a ningún lado. Para eso construyen jardines cerrados en los que podemos distraernos, encontrar amigos, satisfacer nuestro voyeurismo, enterarnos de eventos o leer contenidos que, ellos saben, nos interesarán. El negocio de estas redes sociales es quedarse con nuestra mirada y ofrecerla a los avisadores que adornan nuestras pantallas con publicidad. Facebook es un ejemplo paradigmático de este modelo de negocios basado en captar la atención desde celulares, tabletas, computadoras, con servicios de video, noticias, streaming, chat y más. Para ellos es fundamental ampliar ese jardín hasta que no necesitemos salir de él. Sigue leyendo

¿Con la democracia se investiga?

(Ver nota en Voces en el Fénix)

El desarrollo de la ciencia y la tecnología en nuestro país desde el retorno de la democracia oscila entre dos modelos, uno soberano y que busca un desarrollo propio, y otro que busca insertarse en la economía global de forma subalterna aprovechando las ventajas comparativas de algunos de sus recursos naturales. Alcanzar el horizonte del primero de ellos requiere una educación sostenida y amplia que explote el potencial humano, para poder dar respuestas concretas a problemáticas locales mejorando la calidad de vida del país. Esa sigue siendo una deuda pendiente.

Durante la campaña electoral de 1983 el candidato radical a la presidencia, Raúl Alfonsín, dijo una frase que refleja la enorme expectativa social por el fin de la dictadura militar y la llegada de las elecciones: “Con la democracia se come, con la democracia se educa, con la democracia se cura”. Esa sentencia llena de esperanza y luego repetida hasta el hartazgo –¿hasta vaciarla de contenido?– señalaba que finalmente la Argentina había encontrado la llave maestra que resolvería todo lo demás. Con el tiempo, muchos argentinos comprendimos que no era tan simple y quedó la duda de si Alfonsín tenía una ingenuidad impropia de un político de su trayectoria o se montaba sobre la ola de entusiasmo popular para llegar a la presidencia con la mayor fuerza posible. En realidad, el recorte dejaba afuera la parte más política del discurso de Alfonsín que seguía así: “…no necesitamos nada más, que nos dejen de mandonear, que nos deje de manejar la patria financiera, que nos dejen de manejar minorías agresivas, totalitarias, inescrupulosas que por falta de votos buscan las botas para manejar al pueblo argentino”. Con la segunda parte se completa la imagen de un Alfonsín menos ingenuo, capaz de reconocer las escolleras de las estructuras de poder, dispuestas a romper la ola de entusiasmo de la primavera democrática. La historia (ese recorte nunca neutral que usa una tijera sintomática) recogió la primera parte, la más simple, como si quisiera convencernos de que la democracia es un paquete cerrado que se toma o se deja, no un espacio de disputa donde el voto universal es solo la primera trinchera. Sigue leyendo

Un plan simple

(Nota de revista A193-26-1cción edición 1193, 1ra quincena de mayo de 2016)

Conectar igualdad

Desde 2010, el Estado repartió más de cinco millones de netbooks entre estudiantes de escuelas públicas. Aunque el gobierno de Maurico Macri sostuvo que continuará con el programa, los despidos en el área lo ponen en duda. Pedagogía, redes e inclusión.

El Plan Conectar Igualdad (PCI) es el mayor en su tipo en el mundo por sus dimensiones: desde su creación en 2010, el Estado argentino repartió más de cinco millones de netbooks entre estudiantes secundarios de las escuelas públicas de todo el país. Lo hizo a través de ANSES como encargado de la compra de las netbooks, y el Ministerio de Educación, responsable de los aspectos pedagógicos de su implementación a través del Plan Nacional de Inclusión Digital en Escuelas (PNIDE). Entre sus objetivos estaba nada menos que atraer a los estudiantes a las aulas, que la escuela acompañara pedagógicamente el ingreso al mundo digital y dar a los docentes nuevas herramientas para trabajar. Sigue leyendo

La tecnología de Troya

POR ESTEBAN MAGNANI, DOCENTE Y PERIODISTA
(Ver nota en Tiempo Argentino)

La frase que pronunció el papa Francisco –“la felicidad no es una app que se descarga en el celular”– tiene una gran riqueza semántica. Entre otras cosas, resalta cierta expectativa desmedida puesta en la tecnología.Es verdad que se han revolucionado muchas actividades cotidianas a partir de, por ejemplo, ciertas aplicaciones, pero hay quienes pretenden que se resuelvan problemáticas profundas gracias a una herramienta tecnológica: el GPS para los chicos en los viajes de egresados, fichas con registros individualizados de los estudiantes, cámaras de seguridad, etc. Recientemente me enviaron una gacetilla de una aplicación que les permite a los padres bloquear el teléfono de sus hijos hasta que estos no les contesten los llamados. Sigue leyendo

Velocidad bursátil

(Ver nota en Cash de Página/12)
cs06fo01

Cuando el desarrollo del capital de un país se convierte en subproducto de las actividades propias de un casino, es probable que aquél se realice mal.
John M. Keynes, “Teoría General de la ocupación, el interés y el dinero”.

La crisis del 2008 ha logrado, y no por las mejores razones, que las actividades de la bolsa, particularmente Wall Street, convoquen la atención del gran público. Además de numerosos artículos especializados intentando explicar la crisis, la temática ha logrado cruzar la frontera hacia la masividad a través de documentales como “Inside Job” (entre otros premios, ganó un Oscar en 2011) o la más reciente “La gran apuesta” (también multipremiada). En ambas puede verse hasta qué punto se alejaron los movimientos de dinero especulativo de cualquier objetivo de inversión real y productiva. También queda claro que, gracias a los movimientos bruscos en la bolsa, quiénes saben moverse pueden hacer fortunas en muy poco tiempo. Sigue leyendo

El Bot Nazi

(Publicado en Revista Acción, segunda quincena de abril N°1192)
Microsoft y su proyecto de IA
Un experimento de inteligencia artificial destinado a interactuar digitalmente con usuarios de Twitter y “aprender” de estos intercambios terminó con un escándalo: el robot se volvió racista y xenófobo y sus creadores tuvieron que cerrar la cuenta.
Botnazi
Uno de los secretos mejor guardados de la naturaleza es cómo funciona el cerebro humano. Sin embargo, en los últimos años gracias a la investigación en neurociencia, software que aprende con el tiempo y la fuerza bruta del poder computacional, comenzó a comprenderse un poco más. Una de las hijas de estos avances es la Inteligencia Artificial (IA), es decir, programas que simulan el comportamiento humano y logran aprender. Sigue leyendo

La mirada de los otros

Nota publicada en Caras y Caretas de abril (Ver en pdf)
La privacidad no es lo que era. Los cambios sociales, las redes, el negocio Ver nota completay una idea de seguridad que nos considera peligrosos a todos, tienden a hacer visible lo que hasta hace no tanto era parte de la intimidad.

En un programa de televisión de 1968 Andy Warhol lanzó su frase más duradera: “En el futuro, todos serán mundialmente famosos por quince minutos”. Warhol había captado y resumido algo que estaba en el ambiente y otros habían tratado más extensamente como, por ejemplo, Guy Debord en su libro ”La sociedad del espectáculo” de 1967. La síntesis de Warhol, si bien solo puede ser válida como metáfora (con la población mundial actual a cada habitante le tocarían quince minutos cada 200.000 años), resultó profética de la era digital por venir. Si antes era necesario acceder a un medio masivo para cumplir con el mandato Warholiano, en la actualidad internet ha multiplicado los puntos de emisión, aunque no todos tengan, obviamente, el mismo alcance. Cada vez más personas disputan sus quince minutos de fama a cualquier costo, buscando en su interior aquello que los hace únicos para sacarlo a la luz. Pero no es fácil: por definición, la mayoría de nosotros somos personas promedio y a veces confundimos la originalidad con, simplemente, mostrar un poco más que el promedio, como las modelos que equivocan la exhibición de más piel con la sensualidad. Los prosumidores de internet (productores y consumidores en una sola palabra) procesan y generan ingentes cantidades de información diaria con algunos efímeros picos de rating. Pocos logran despegar, como le ocurrió a Justin Bieber desde los videos caseros que le hacía su mamá a la fama mundial. Sigue leyendo