La colaboración como negocio

(Artículo aparecido en el Nro 9 de Review, Revista de Libros.)

Cuando el saber se especializa, crece el volumen total de la cultura. Esta es la ilusión y el consuelo de los especialistas. ¡Lo que sabemos entre todos! ¡Oh, eso es lo que no sabe nadie!” Antonio Machado, Juan de Mairena I

trabajocolaborativo

La cita de Machado sintetiza con exquisitez un problema irresoluble para la humanidad: a medida que crece el volumen acumulado de saberes, resulta más difícil articularlos de manera útil. Así es como el conocimiento se especializa, fragmenta y desconecta: los naturalistas capaces de abarcar todo el mapa de la cultura científica con su mirada se extinguieron irreparablemente en el siglo XIX. Nada queda ya de ellos.
Sin embargo, la utopía de disponer de un saber de múltiples fuentes, coordinado y accesible para todos ha vuelto en las últimas décadas en clave digital gracias a Internet, esa suerte de memoria externa pero cada vez más propia. La posibilidad de sistematizar, compartir, reelaborar y distribuir el conocimiento de forma más democrática es una de las grandes promesas de la red de redes y parte de una utopía tecnológica que resuelve los problemas de la humanidad. Por desgracia, no todos están de acuerdo en que será tan fácil y ven en esa utopía un “solucionismo tecnológico”, tal como lo llama Evgeny Morozov. Según este investigador bielorruso, se está instalando una nueva narrativa que abreva en la lógica del policía bueno y el policía malo: “Wall Street predica la penuria y la austeridad; Silicon Valley exalta la abundancia y la innovación”. Serán los héroes de remeras monocromáticas y jeans quienes resolverán las contradicciones del capitalismo con buenas apps y bases de datos.
¿Qué pasó? El trabajo colaborativo coordinado de la sociedad comenzó a verse como una nueva fuente para revolucionar el mundo de los negocios. Como suele ocurrir, el capital logró inseminar con su propia lógica incluso aquellas alternativas que parecían en condiciones de resolver sus problemas intrínsecos. Es en esta tensión donde se construyen nuevas formas de distribución del conocimiento, pero también de despojo de bienes comunes y apropiación de rentabilidades extraordinarias con inversión reducida. Pero vayamos por partes.

(Ver PDF)

Redes Sociales ¿una democracia a medias?

(Ver nota original en diario Castellanos)

En la jornada de ayer el licenciado Esteban Magnani disertó ante un importante número de estudiantes de la Universidad Nacional de Rafaela. El objetivo del encuentro fue acercar a los estudiantes una mirada diferente de la actualidad en relación con las redes sociales. En esta oportunidad el Lic. Magnani en diálogo con el segmento radial “Nada Personal” de Radio Universidad proyectó “siendo una carrera de medios, me interesa que los estudiantes analicen el panorama actual de los medios de comunicación con las redes sociales”.

Sigue leyendo

Actualizaciones peligrosas

202-31-actualizaciones_0Cuando Facebook compró Whatsapp a principios de 2014 por 19.000 millones de dólares, muchos se preguntaron por qué valía tanto: la aplicación del telefonito verde tenía cerca de 450 millones de usuarios, pero no generaba casi ningún ingreso y carecía de un modelo de negocios claro. Todo indicaba que Facebook buscaba neutralizar el crecimiento de Whatsapp y dejar espacio para su propio servicio de mensajería. Sin embargo, para sorpresa y sospecha de todos, Facebook prometió mantener la independencia y privacidad de Whatsapp. Pero en agosto último llegó el sinceramiento: tras una nueva actualización, la aplicación avisa a quien se tome el trabajo de leerlo que comenzará a compartir información del usuario con Facebook a menos que uno desmarque esa opción. Junto con la actualización, Whatsapp advirtió que no compartirá (por ahora) los números de teléfono con empresas y mantendrá un servicio de encriptación que garantiza la privacidad de los mensajes: según dicen, solo quieren usar los datos para reducir el spam y mejorar sus publicidades. Mientras tanto el Messenger de Facebook alcanzó los 1.000 millones de usuarios. ¿19.000 millones bien gastados?

Festival de Software Libre en el Acosta

img_-qg7akaEl miércoles 7 con la cooperadora de la escuela Mariano Acosta y muchos voluntarios armamos un taller de Software Libre. A mi entender uno de los principales  desafíos para la educación en tecnología hoy en día pasa porque los chicos produzcan y no solo consuman pasivamente lo que se les ofrece. En ese sentido el software libre, el hardware libre y la cultura libre en general, son una gran oportunidad.

img_20160907_153454Durante la mañana los chicos de 6to y 7mo hicieron talleres de Huayra Motion con Iris Fernández (referente tecnológica del secundario en el Acosta), un taller de Arduino que organizó la Cooperativa Cambá (Vinieron Matías Licursi, Emilia Pavese, Alyna Ryba, Juan Bidau, Damián Mantuano y Nicoás Doallo), una charla sobre economía colaborativa de Marcela Basch de El Plan C, además de talleres de Software Libre e instalación de Huayra Primaria 2 que hicimos con María Eugenia Nuñez y Ximena García de CaféLug.

A la tarde trabajaron los chicos de 4to a 7mo grado. Se repitieron algunas actividades de la mañana y  se sumaron un taller de Robótica con Teresa Alberto y Pablo Factorovich de la Fundación Sadosky y un taller sobre uso responsable de TICs que dieron Ezequiel Passeron y Lucía Fainbom de Faro Digital. El anfitrión fue el referente tecnológico del Primario del Acosta Carlos Rodríguez.img_20160907_153314img_20160907_142033

Para quienes quieren más información sobre Huayra (Huayra Primaria se presentó en 2015). Y acá, hay un foro mantenido por la comunidad donde se pueden hacer preguntas. Lamentablemente, la continuidad de Huayra, como un sistema operativo mantenido y desarrollado por el Estado (Ministerio de Educación) está en peligro y parece difícil que sobreviva desde allí. Sin embargo, desde la comunidad de programadores, está la idea de mantenerlo y seguir desarrollándolo.

Gracias a gente como esta que pone tiempo, laburo, ganas y onda, cientos de chicos pueden ver otra cara de la tecnología y, tal vez, que los pique el bichito de querer entender cómo funcionan las cosas.

Acá las notas que hicieron en Cambá y en Faro Digital.

Acá algunas pequeñas muestras de lo que se hizo:

Sigue leyendo

PokéMonedas

EL NEGOCIO DEL FENOMENO

Pokémon Go es un modelo de negocios que permite facturar millones de dólares a poderosas firmas de la industria del juego y de internet.

Por Esteban Magnani

Pokémon Go es una profecía autocumplida: luego de su exitoso lanzamiento y alcanzar cierto umbral, la prensa retroalimentó el juego/fenómeno con tal cobertura que se hizo imparable. Encontrar a alguien que no sepa de su llegada es más difícil que atrapar que un Volcanion, la figurita más difícil de este álbum interactivo de realidad aumentada que es Pokémon Go.

Los medios generalmente hacen foco en los hábitos extraños que genera en los jugadores, los gastos que produce (un gimnasta olímpico japonés recibió una factura de 5000 dólares por jugar en Brasil), los peligros de mirar la realidad solo a través de su celular, cómo la gente pierde peso gracias al juego o incluso la invasión que sufrió el Central Park de Nueva York luego de que se detectara un Vaporeon.
Sigue leyendo

La información universal

(Ver en Revista Acción)

Big data: el poder de las grandes empresas que dominan Internet
Todo lo que sucede en el mundo deja huellas en la red, y la masa de datos digitales que genera la humanidad segundo a segundo permite predecir acontecimientos y conductas, hacer negocios o alimentar maquinarias de espionaje e inteligencia. El factor geopolítico y la cuestión de la soberanía.
Esteban Magnani
 

Londres. Una de las obras de la exposición Big Bang Data proyecta un flujo de datos provenientes de Twitter e Instagram. (Getty)

Un ejecutivo de IBM llamado Dave Turek calculó que todo el conocimiento humano generado hasta el año 2003 se podía almacenar digitalizado en cinco exabytes (5.000 millones de gigabytes). En 2011, según el analista, la humanidad producía esa misma cantidad cada dos días gracias a que cada vez más actividades se almacenan en ese formato. Ya no solo producimos libros, películas, planos o inventarios; ahora también generamos fotos, recorridos, mensajes, llamados telefónicos, «me gusta», consumos, temperaturas, movimientos, tráfico y más. A esa masa de información digital se la llama Big Data y a veces se la traduce como «datos masivos». Gracias a nuevas herramientas informáticas, allí se hace visible algo que antes no existía ¿Para qué sirve acumular esas huellas que dejamos en nuestra vida digital?
Sigue leyendo

Tensión en la red en Revista Fibra

(Ver reseña en sitio de Revista Fibra)

Reseña

Tensión en la red. Libertad y control en la era digital
Esteban Magnani
Autoría Sherpa; Buenos Aires; 2014.
225 páginas.
Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

reseña 2 #11

En general, cuando uno ve un libro por primera vez, su mirada se posa principalmente en la portada, busca la imagen, el título, el autor. Pero cuando uno se acerca a un libro sobre el que ya conoce su existencia, va directo a la contratapa para buscar la respuesta a la pregunta “¿de qué se trata?”.

Sin embargo, la contratapa de Tensión en la red. Libertad y control en la era digital, el libro publicado por Esteban Magnani en 2014, no comienza con una respuesta, sino con una serie de preguntas: “¿Cómo es la red física de internet? ¿Quién la controla? ¿Cómo ganan las empresas que nos dan servicios gratuitos? ¿Qué es la criptografía? ¿Qué nos demostró Snowden? ¿Qué es la cultura libre? ¿Hay alguna forma de usar la tecnología para un proyecto soberano y autónomo?”. Es así como uno se acerca por primera vez a este libro que presenta a la tecnología como “otro espacio de disputa por el poder entre países, mercados, individuos, comunidades y formas de ver el mundo”.
Sigue leyendo

Ciberpunks

Domingos de septiembre y octubre 21hs Teatro Hasta Trilce, Maza 177 tel: 4862-1758

Ciberpunks es el resultado de una dramaturgia hipertextual sobre el universo hacker, el periodismo de datos, Wikileaks, Bradley Manning, Edward Snowden, Guantánamo, la vigilancia en el mundo contemporáneo, el software libre, Internet, Facebook, Google, Twitter y Microsoft, atravesado por la tensa relación entre control, libertad y confort propia del mundo virtual. Tres contextos se entrecruzan:
Sigue leyendo