Leonardo

La semana pasada murió la persona que me enseñó a escribir, Leonardo Moledo. Me reservo para la intimidad lo que significa para mí esta despedida, pero comparto acá lo que escribí para Futuro junto con otros periodistas que él formó, apoyó, criticó y avaló en el suplemento. Publico en este blog la versión completa de mi nota que, por falta de espacio, se publicó cortada aquí.
El colocador de bombitas
Por Esteban Magnani

http://www.leibstudio.com.ar/ilustracion/index.html

http://www.leibstudio.com.ar/ilustracion/index.html

En 1997 me anoté por error en el Seminario de Periodismo Científico de Ciencias de la Comunicación (UBA) donde conocí a ese personaje inclasificable llamado Leonardo Moledo. Resultaría con el tiempo uno de los errores más fructíferos que cometí, capaz de cambiar mi vida profesional y, por lo tanto, personal. Durante las clases se tomaba la primera hora y media para contarnos la historia de la ciencia con un efecto similar al que produce una fábula en niños de jardín. Nos asombraba con el relato de los hombres que, a contrapelo del mundo, armados con la razón, un espíritu inquisidor y (horror de los horrores para un estudiante de sociales) algo de matemáticas, formaron buena parte de la cosmología moderna. Sigue leyendo

La reunión

Se levanta temprano. Hay mucho por ordenar. Al dirigirse al baño se da cuenta de que no tiene la urgencia habitual por lavarse los dientes, esa que lo fuerza a un lavado ligero para disfrutar el desayuno, complementado con otro, más profundo, a posteriori. Es que hoy – sonríe para sus adentros, mientras piensa – tiene el sabor del triunfo en la boca. El día anterior logró que la Anses le elevara 38 centavos la jubilación luego de 10 años de reclamos. Por supuesto, no se trataba de reclamos espasmódicos como los de un amateur, sino sistemáticos, como los que lleva adelanta un “profesional”, como le gusta a él llamar a los contadores y solo a ellos, aunque no lo reconozca en público. Cada vez que le llega un papel calculado e impreso por una computadora, sospecha alguna falla. Nada supera al lápiz, al papel y a una mirada atenta, conocedora y sistemática. Con los $215,23 que le correspondieron como indemnización pudo comprarle a Rosita una bufanda con unos guantes haciendo juego. Estaba tan orgullosa de él: “No por el dinero, sino porque sabés hacer que las cosas funcionen como debe ser”. Sigue leyendo

Academia e industria

(Ver nota en Página/12)
La Computadora Industrial Abierta Argentina
Por Esteban Magnani

Uno de los mayores desafíos para los países que buscan desarrollarse es ver cómo saltar la brecha tecnológica que los separa de sus pares del primer mundo. El grueso del desarrollo técnico reside en un puñado de países que venden su conocimiento en paquetes cerrados y así logran apropiarse de parte de las ganancias que generan para, a su vez, financiar las nuevas investigaciones que les permitirán mantener el liderazgo y así retroalimentar el círculo vicioso (o virtuoso, según desde dónde se mire). Así las cosas, el desarrollo económico parece condenado a comprar conocimiento y así reforzar la sangría económica, la dependencia tecnológica y, por lo tanto, favorecer el fracaso del impulso inicial. ¿Cómo sortear estos obstáculos que parece imbatibles? ¿Existen modelos capaces de revertir ese sino tecnológico? Cada vez son más quienes visualizan en el conocimiento libre las bases de una matriz productiva que no solo permita desarrollo independiente si no que también, socialice el la tecnología para evitar una apropiación que reproduce la desigualdad (Ver “Economía del conocimiento” en Cash del 8/6/2014). Sigue leyendo

¿Imperialismo digital?

(Ver nota en Cash de Página/12) Esta versión está ligeramente cortada respecto de la versión completa que está a continuación.

Ventajas y desventajas de compartir
Por Esteban Magnani

“…si nuestro sudor sirviera ya
habría algún sudoructo.”
León Giego, El Embudo.

Un fantasma recorre el capitalismo global a través de redes wifi, 3G, fibra óptica o cualquier otro sistema de transmisión de datos. Por allí circula una nueva forma de economía de pares que puede destruir al sistema vigente tal como lo conocemos… o simplemente reinventar el colonialismo económico para estirar la historia del capitalismo. El nuevo modelo se debate entre la descentralización del control de los recursos y una reconcentración a nivel transnacional de las ganancias, aún más pronunciada que la vigente. Esta vez el imperialismo podría venir en formato digital y disfrazado de aplicaciones. Sigue leyendo