Archivo de la categoría: Libros

Librerías con Tensión en la red

Este es un listado de las librerías que tienen Tensión en la red. Si en alguna de ellas dicen que no la tienen, por favor avisen.
Gracias
Librerías:
HERNANDEZ 1436 – LIB HERNANDEZ S.A.
LA CRUJIA, ASOCIACION EDUCACIO- – NALISTA
EDIPO SRL – SOUTULIO C.
PAIDOS-SANTA FE – LIBRERIA PAIDOS S.C.A.
HERNANDEZ-1311 –
LA CUEVA-AV. DE MAYO – ALONSO RAMOS DIEGO
DISTAL-PASEO COLON – DISTAL S.R.L.
MENENDEZ LIBROS – DNA CO S.A.
EDITORIAL LOSADA S.A. – EDITORIAL LOSADA
FEDRO – RODRIGUEZ BOTTARI DANIEL
CUSPIDE LIBROS S.A. – CUSPIDE LIBROS S.A.
AISENBERG RUBEN – AISENBERG RUBEN
TIEMPOS MODERNOS – DINERSTEIN MONICA E.
GRUPO ILHSA S.A. – GRUPO ILHSA S.A.
KIRKER – ATRI CLAUDIA
LA BARCA LIBROS SRL – LA BARCA LIBROS SRL
MENDEL – MAJDALANI FEDERICO
GALERNA CABELLO – KILAN LIBROS S.A.
SANTA FE LIBRERIAS – LIBRERIA SANTE FE A.
LIBRERIA UNIVERSITARIA ARGENTIN – CONSEJO
BOUTIQUE DEL LIBRO-SAN ISIDRO – FERNANDO
EL ENEBRO SAN ISIDRO – FRIDMAN SANDRA MAT
BOUTIQUE DEL LIBRO NORDELTA – UNISHOP S.A
CITY BELL LIBROS – BOREAN JORGE SERGIO
RAYUELA-LA PLATA – PINTUS E.,BORDAGARAY M
BOUTIQUE DEL LIBRO-ADROGUE – UNISHOP S.A.
QUELEER MAR DEL PLATA – QUELEER S.A.
EL EMPORIO LIBROS CORDOBA – EL EMPORIO LI
RUBEN LIBROS – GOLDBERG RUBEN
EL MUNDO DEL LIBRO S.R.L. – EL MUNDO DEL
SUPERIOR – BUCCIARELLI Y CIA.S.R.L
ESPACIO CULTURAL – DINOSAURIO S.A.
MAIDANA LIBROS – MAIDANA LIBROS S.R.L.
KLAXIKA LIBRERIA – KLAXICA LIBRERIA
BUCHIN LIBROS – BUCHIN MARCOS
BOOKSTAR – ESPINOLA FLORENCIA
TRAS LOS PASOS – SCARABOTTI MATIAS
FRAY MOCHO S.A. – ABELLEYRO GUSTAVO
POLO NORTE – TIBERIO DONATO DANIEL
UROBOROS – BERNAGOZZI CLAUDIO A.
ALFA LIBRERIA S.R.L – LACO ALICIA
HENRY LIBROS – EDICIONES BAHIA S.A.
EL GRIEGO LIBROS – GIRAUDO SILVIA ESTELA
LA FERIA DEL LIBRO-SALTA – BARRIOS ROBERT
RAYUELA – SALTA – BENEDETTI MARIO E.
PLURAL LIBROS – MALAMUD SARA
HORIZONTE – ESPADA MARIA ELISA
RAYUELA-MENDOZA – RAYUELA S.A.
TECNICA-MENDOZA – DIBARBERA JOSE

Tensión en la red – Capítulo 8

Leer capítulo 7

La distopía de internet

“Está en la naturaleza de las ideas el ser comunicadas: escritas, dichas, realizadas. Las ideas son como el pasto. Ansían la luz, le gustan las multitudes, prosperan con las cruzas, crecen mejor al pisarlas”. Ursula K. Le Guin, The Dispossessed, 1974.

Desde hace años trabajo como docente en la Facultad de Ciencias Sociales (UBA). En 2009 publicamos con la cátedra un libro en el que se resumen los principales temas de la materia. Si bien no es una investigación con información nueva, resume de forma amigable para los estudiantes una bibliografía variada y aporta la mirada de la cátedra sobre la problemática. El capítulo que escribí es -obviamente, a mi juicio- un buen resumen de la clase que doy en el práctico, por lo que suelo recomendar a los alumnos que lo lean. Como ya de estudiante había repudiado a las cátedras que escriben libros y los incluyen como material obligatorio (para colmo, a diferencia de lo que ocurre con el material ajeno, a veces no permiten que se fotocopie), me pareció lo más honesto subir ese capítulo al blog que utilizo para comunicarme con los estudiantes. Antes de las 24 hs. recibí un mensaje del dueño de la editorial, quien me invitaba a bajar el capítulo. Él, a su vez, había recibido una alarma desde Google indicándole que material de la editorial estaba ahora disponible en un blog. Sigue leyendo

Tensión en la red – Capítulo 7

Leer capítulo 6 Leer capítulo 8

El producto sos vos

No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj”. Instrucciones para dar cuerda un reloj, Julio Cortázar.

Espionaje, poder concentrado, pinchadura de cables, venta de programas de monitoreo de la población… Snowden entregó información detallada a algunos periodistas quienes la racionan para mantener el tema vigente mediante un fogoneo regular. No es demasiado complicado condenar este tipo de actividades y comprender cómo afectan a los intereses de los países y sus ciudadanos. Pero ¿qué pasa con las corporaciones cuyas actividades parecen decisiones comerciales, parte del coqueteo permanente entre oferta y demanda? ¿Son la libre competencia y la libertad de los consumidores suficiente razón como para dejar la actividad sin regular? Sigue leyendo

Tensión en la red – Capítulo 6

Ir al capítulo anterior
Ir al capítulo siguiente

El software libre es un sueño eterno

Mi mamá y la Estación Espacial Internacional comparten algo: ambas usan GNU/Linux. En mayo de 2013, Keith Chuvala de la United Space Alliance, organismo responsable de la estación espacial explicó: “hemos migrado las funciones clave desde Windows a GNU/Linux porque necesitamos un sistema operativo estable y confiable”1. Una decisión similar había tomado yo varios años antes como responsable de mantenimiento de la máquina de mi madre. Estaba ya cansado de reinstalar Windows una y otra vez a causa de los virus o malware que se introducen en la máquina al ejecutar algún archivo indebido, o programitas que se instalan “solos” al enchufar un monitor, impresora, cámara de fotos u otro periférico. Por ejemplo, cada vez que algún miembro de nuestra nutrida familia colocaba su cámara para descargar fotos, dejaba un software específico de gestión de imágenes que se sumaba a los anteriores. Cada una de las empresas que las produce intenta atrapar a sus clientes con sus programas particulares para que solo conozcan una forma de mandar una foto, achicarla o recortarla. Todo ese software queda instalado en el registro (una suerte de lista de tareas permanentemente abiertas) el cual se abre cada vez que iniciamos la máquina, por lo que todo se vuelve más y más lento. Mi madre y los técnicos de la estación espacial están contentos por haber elegido software libre.

¿Por qué ocurre esto? ¿Qué es el software libre (SL de aquí en más)? ¿Y qué tiene de distinto respecto del software privativo? Hay cientos de libros y sitios que explican la historia de la informática, pero para no saturar al lector con información enciclopédica que de cualquier manera ya tiene al alcance en la red (imagino lectores conectados a la red), describiremos solo un par de elementos que ilustran cómo se dio su surgimiento. Podemos ubicar los comienzos de la informática que va más allá de lo experimental en los años 50′, sobre todo a partir de 1953, cuando se lanza la IBM 650. Estas máquinas utilizaban un lenguaje muy básico llamado “assembler”, que son prácticamente los unos y ceros que comprenden las computadoras (unos y ceros que se corresponden con el paso de corriente eléctrica o no, las dos únicas posibilidades que “entienden”). El desafío de aquel entonces era desarrollar lenguajes comprensibles para computadoras y personas, para utilizarlos en el diseño de programas capaces de realizar distintos procesos útiles para los usuarios: esas instrucciones son el software. Sin él, los ordenadores son fierros inútiles, como cerebros sin vida.

En los primeros años, las computadoras llegaban solo a los laboratorios de investigación, oficinas de gobierno que necesitaban procesar grandes cantidades de información y pocos más. A la Argentina, por ejemplo, llegó en 1961 la mítica Clementina, una computadora de 18 metros de larg Sigue leyendo

Tensión en la red – Capítulo 5

Ir al capítulo 4Ir al capítulo 5

La soberanía no es solo brasileña

Las medidas tomadas por Brasil junto a otros países para contrapesar la hegemonía estadounidense amplían el menú de opciones para las comunicaciones y favorece el desarrollo de una red tal como se supone que esta debe ser: un espacio sin centro con alternativas equivalentes. Esto puede beneficiar a muchos países, pero es incierto si la Argentina puede beneficiarse directamente. Primero hay que ver si el gobierno brasileño está dispuesto a compartir generosamente y con garantías de privacidad un recurso producto de una gran inversión y que les permite competir en un mercado de pocos jugadores. Sigue leyendo

Tensión en la red en Tiempo Argentino

(Ver nota original)

Ni a Palos: Entrevistas
Por Diego Sánchez

Tensión en la red. Libertad y control en la era digital, el nuevo libro de Esteban Magnani, parte de este interrogante: ¿somos usuarios “acríticos” de internet? En un mundo atravesado por el espionaje, el control, las fusiones billonarias, las presiones de y a gobiernos, y los lobbies corporativos, ¿dónde estamos nosotros? ¿Entendemos lo que está en juego o compartimos y consumimos mientras el paisaje digital se convulsiona a nuestro alrededor? Periodista, escritor, autor de más de una decena de libros, columnista de tecnología en el noticiero de la TV Pública, Magnani produjo un libro valioso que será editado bajo licencia Creative Commons y por el que acaba de iniciar una campaña de financiamiento colectivo para imprimir copias por fuera de las garras del mundo editorial. En esta entrevista, hablamos de algunas de las “tensiones en la red”: privacidad, política, Estado, negocios y soberanía tecnológica. Sigue leyendo

Tensión en la red en Página/12

(Ver en Página/12)

Tensión en la red

¿Por qué somos capaces de imaginar las teorías más conspirativas acerca de un político o un vecino, pero cuando nuestro celular le indica a todo el mundo desde dónde enviamos un tweet simplemente sonreímos sorprendidos por las maravillas de la tecnología? ¿Por dónde circulan nuestros mails? ¿Es posible una soberanía tecnológica para los países del Tercer Mundo? Estas y (muchas) otras preguntas se hace Esteban Magnani, colaborador habitual de este suplemento, en el libro de próxima publicación Tensión en la red, el cual saldrá con licencia Creative Commons para que todos puedan leerlo. Además, para publicarlo en papel, está haciendo una campaña a través del sitio de financiamiento colectivo idea.me. Aquí un extracto de su introducción. Sigue leyendo

Tensión en la red – Capítulo 3

Leer capítulo anterior

La gran muralla de fuego China

Justo es reconocer que si bien los EE.UU. realizan un monitoreo vergonzante sobre internet distan largamente de ser los únicos. También otras democracias liberales, cuyos líderes se llenan la boca hablando del respeto a los derechos humanos llevan adelante controles que si no son tan exhaustivos como el de los EE.UU. es solo porque carecen de los recursos necesarios. O por decirlo de otra manera, la misma hipocresía que se puede ver cuando se invaden países por intereses económicos pese a una retórica de respeto por derechos humanos y soberanías ajenas, también se aplica a internet. Sin embargo, la retórica del miedo a permitido transformar la debilidad en fortaleza gracias a presentar las intromisiones en la vida privada como muestra de la capacidad gubernamental para actuar en favor de la seguridad. En un mundo en el que la paranoia y el miedo al otro se instalan como regla, las leyes y métodos que habrían parecido dignos de una dictadura hace unas décadas, se vuelven naturales. Sigue leyendo