Archivo de la etiqueta: Algoritmos

Entrevista de imryt de México

(Ir a la entrevista: a partir del minuto 38’55”)
En esta ocasión tenemos una entrevista con el desaparecido escritor cubano Eliseo Alberto, a quien se acaba de reeditar su obra Esther en algún lugar bajo el sello Alfaguara. Charlamos con la escritora Alma Karla Sandoval, que habla de los vasos comunicantes entre literatura y feminismo. También tenemos una conversación con Esteban Magnani, periodista argentino, que analiza los efectos sociales de las nuevas tecnologías, internet y algoritmos.

Algoritmos equivocados

(Ver en la revista Acción)
Un algoritmo confundió una torta con un pecho femenino. La británica Sue Moseley publicó en Instagram una foto de una torta; cuando intentó entrar nuevamente a su cuenta, estaba bloqueada por contener «desnudos». ¿Cómo alguien puede confundir un pecho con una torta? No fue alguien, sino un algoritmo. Cada vez más tareas dependen de estas fórmulas matemáticas complejas que cruzan datos para dar un resultado. En este caso, analizó la forma de la imagen y, al menos matemáticamente, le pareció representar un pecho. Los algoritmos manejan muchas cosas: desde la decisión de qué mostrar en nuestra cuenta de Facebook en base a lo que nos gustó otras veces, hasta manejar un auto sin conductor. Uno de los algoritmos más usados y más largos es el de búsqueda de Google, el cuál tiene 2.000 millones de líneas de código que prometen encontrar lo que buscamos. Estas complejas fórmulas matemáticas no tienen conciencia, pero sí una complejidad que les permite «equivocarse».

El poder invisible

(Ver nota en Página/12)

LA VENTANA › MEDIOS Y COMUNICACION

El análisis del caso Samarco le permite a Esteban Magnani afirmar que ningún algoritmo es ni puede ser neutral y que los mismos constituyen un poder invisible en el mundo digital.samarco

 Por Esteban Magnani *

Para la mayoría de los argentinos la palabra “Samarco” no contiene demasiada información. En Brasil, en cambio, es el nombre con que se sintetiza el desastre ambiental que ocurrió en Bento Rodrigues, un pueblo del estado de Minas Gerais de cerca de 600 habitantes. En las montañas cercanas, la transnacional Samarco había construido un dique para contener los desechos que producía una mina de hierro. El 5 de noviembre último las paredes cedieron y se produjo un deslave de 55 millones de metros cúbicos de barro y deshechos que cubrieron el pueblo totalmente. Hay más de veinte víctimas entre muertos y desaparecidos. El desastre no terminó allí: el barro, alimentado por las lluvias, llegó al río Doce afectando la vida y el abastecimiento de agua de casi 300.000 personas. Por esa vía los desechos están llegando al océano para agregar otro eslabón al desastre ecológico.

Sigue leyendo