Archivo de la etiqueta: Facebook

Tecnobaba

Cuando te llama por décima vez un proveedor de internet para contarte sobre una oferta irresistible cuando estabas en la otra punta de la casa lavando los platos, querés matar. Sabés que todas las promesas que te susurran al oído se desvanecerán apenas te la pongan (a la promoción). A fuerza de experiencias previas uno se inmuniza frente a esos gestos de amor corporativo. No importa si son bancos, compañías de celulares, candidatos políticos, prepagas, los demoníacos servicios de emergencia médica: solo quieren sacarte algo para no devolvértelo nunca más, a menos que estés dispuesto a pasar mil horas en el teléfono para que te dejen de debitar la plata de la tarjeta. Sigue leyendo

Redes Sociales ¿una democracia a medias?

(Ver nota original en diario Castellanos)

En la jornada de ayer el licenciado Esteban Magnani disertó ante un importante número de estudiantes de la Universidad Nacional de Rafaela. El objetivo del encuentro fue acercar a los estudiantes una mirada diferente de la actualidad en relación con las redes sociales. En esta oportunidad el Lic. Magnani en diálogo con el segmento radial “Nada Personal” de Radio Universidad proyectó “siendo una carrera de medios, me interesa que los estudiantes analicen el panorama actual de los medios de comunicación con las redes sociales”.

Sigue leyendo

Actualizaciones peligrosas

202-31-actualizaciones_0Cuando Facebook compró Whatsapp a principios de 2014 por 19.000 millones de dólares, muchos se preguntaron por qué valía tanto: la aplicación del telefonito verde tenía cerca de 450 millones de usuarios, pero no generaba casi ningún ingreso y carecía de un modelo de negocios claro. Todo indicaba que Facebook buscaba neutralizar el crecimiento de Whatsapp y dejar espacio para su propio servicio de mensajería. Sin embargo, para sorpresa y sospecha de todos, Facebook prometió mantener la independencia y privacidad de Whatsapp. Pero en agosto último llegó el sinceramiento: tras una nueva actualización, la aplicación avisa a quien se tome el trabajo de leerlo que comenzará a compartir información del usuario con Facebook a menos que uno desmarque esa opción. Junto con la actualización, Whatsapp advirtió que no compartirá (por ahora) los números de teléfono con empresas y mantendrá un servicio de encriptación que garantiza la privacidad de los mensajes: según dicen, solo quieren usar los datos para reducir el spam y mejorar sus publicidades. Mientras tanto el Messenger de Facebook alcanzó los 1.000 millones de usuarios. ¿19.000 millones bien gastados?

El Estado de Facebook

(Ver en Acción, con suscripción)

El gobierno anunció que implementará un plan piloto para utilizar la versión corporativa de la red social en la administración pública, lo que pondrá información sensible en manos de una empresa extranjera. La soberanía y la privacidad, en riesgo.

Las redes sociales quieren que nos sintamos cómodos, que no tengamos necesidad de irnos a ningún lado. Para eso construyen jardines cerrados en los que podemos distraernos, encontrar amigos, satisfacer nuestro voyeurismo, enterarnos de eventos o leer contenidos que, ellos saben, nos interesarán. El negocio de estas redes sociales es quedarse con nuestra mirada y ofrecerla a los avisadores que adornan nuestras pantallas con publicidad. Facebook es un ejemplo paradigmático de este modelo de negocios basado en captar la atención desde celulares, tabletas, computadoras, con servicios de video, noticias, streaming, chat y más. Para ellos es fundamental ampliar ese jardín hasta que no necesitemos salir de él. Sigue leyendo

La mirada de los otros

Nota publicada en Caras y Caretas de abril (Ver en pdf)
La privacidad no es lo que era. Los cambios sociales, las redes, el negocio Ver nota completay una idea de seguridad que nos considera peligrosos a todos, tienden a hacer visible lo que hasta hace no tanto era parte de la intimidad.

En un programa de televisión de 1968 Andy Warhol lanzó su frase más duradera: “En el futuro, todos serán mundialmente famosos por quince minutos”. Warhol había captado y resumido algo que estaba en el ambiente y otros habían tratado más extensamente como, por ejemplo, Guy Debord en su libro ”La sociedad del espectáculo” de 1967. La síntesis de Warhol, si bien solo puede ser válida como metáfora (con la población mundial actual a cada habitante le tocarían quince minutos cada 200.000 años), resultó profética de la era digital por venir. Si antes era necesario acceder a un medio masivo para cumplir con el mandato Warholiano, en la actualidad internet ha multiplicado los puntos de emisión, aunque no todos tengan, obviamente, el mismo alcance. Cada vez más personas disputan sus quince minutos de fama a cualquier costo, buscando en su interior aquello que los hace únicos para sacarlo a la luz. Pero no es fácil: por definición, la mayoría de nosotros somos personas promedio y a veces confundimos la originalidad con, simplemente, mostrar un poco más que el promedio, como las modelos que equivocan la exhibición de más piel con la sensualidad. Los prosumidores de internet (productores y consumidores en una sola palabra) procesan y generan ingentes cantidades de información diaria con algunos efímeros picos de rating. Pocos logran despegar, como le ocurrió a Justin Bieber desde los videos caseros que le hacía su mamá a la fama mundial. Sigue leyendo

Facebook en el Estado

Esteban Magnani advierte que el hecho de que el Estado argentino analice la posibilidad de hacer circular su agenda, datos estadísticos, proyectos de inversión o decisiones por datacenters del país del norte sería peligroso y un paso atrás en materia de soberanía digital.
(Ver nota en Página/12)
En los últimos años desde ciudades como Munich o países como India o China, comenzaron a rechazar el uso de sistemas operativos y otras herramientas informáticas sobre las que no tenían control. Las razones eran, sobre todo, de seguridad: sistemas como Windows no revelan su código, es decir, cómo funcionan, y resulta casi imposible saber qué hacen realmente con la información que uno ingresa en ellos. Lo mismo puede decirse de otras herramientas, sobre todo las que se basan en “la nube”, ese lugar supuestamente “etéreo” pero que es, simplemente, la computadora de otra persona. Medidas de seguridad básicas o de simple sentido común indican que la información estatal es sensible y, por lo tanto, debe circular por canales propios, seguros y evitar herramientas privadas cuyo circuito no se controla. Existen normativas en ese sentido aunque, cabe reconocerlo, no pocos trabajadores del Estado, sin medir consecuencias, utilizan herramientas privadas por razones prácticas. Sigue leyendo

Ganancias nada virtuales

(Ver nota en Cash de Página/12)

Análisis. Las claves del negocio de Facebook
Por Esteban Magnani
cs06fo01

El 27 de enero Facebook reveló sus resultados financieros para el año 2015. La noticia repercutió en todo el mundo: la facturación anual de esta empresa fundada en 2004 llegó a los 17.928 millones de dólares, un 44 por ciento más que el año anterior. De ese total, 6225 millones fueron ganancias (o, más precisamente, ingresos operativos), es decir casi un 35 por ciento. Si bien estas cifras resultan astronómicas a primera vista, son aún mayores si se las compara con las de empresas tradicionales: la Boeing, que desde 1916 se dedica sobre todo a fabricar aviones, facturó en el mismo período 96.114 millones y, una vez deducidos los costos operativos, le quedó un margen cercano al 8 por ciento. Otra empresa de tecnología como IBM facturó 81.741 millones con un margen cercano al 16 por ciento. Al comparar Facebook con estos u otros gigantes más antiguos y grandes, queda clara su enorme rentabilidad.

Sigue leyendo